agosto 26, 2011

Juicio



Te hablo, y aveces siento que no me entiendes
te miro, y no me miras, no ves lo que hay en mí
te grito por dentro pero no puedes escucharme lo sé.
¿Que es lo que pasa?, que no logramos entendernos
me dices si, y en realidad es un no,
hablamos idiomas que ni uno ni otro entiende;
no siempre es así, me aterra quivocarme
y no lograr encontrar el equilibrio.
Me cuesta implorar a la Abogacía del amor
y firmar acuerdos por el bien de los dos.
Pretendo ceder muchas veces, pero mi ser
se aferra a ganar.
No pretendo perderte y perderme
solo deseo escucharte mas a fondo
saber verdaderamente lo que quieres
y por amor, ser mar que un juez
la mediadora de nuestros intereses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario