noviembre 03, 2011

psicoanálisis

Cambiar lo incambiable
Para ser mejor, hablar y no callar
Es mi reflejo de mujer quien me escucha
Me orienta y me mira atenta

Consigo aclamar voz en pecho mis verdades
Y las mentiras esta vez, no tienen cabida
Es la sinceridad el arma letal
Que aborda mis entrañas con gran fuerza

A veces me callo para oír el silencio
Pues me aturden mis propias voces
La voz del ayer, de hoy, y del será
Respiro hondo, respiro vida,
Respiro nostalgia, respiro a prisa
se aceleran los latidos de mi existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario